Seguidores

martes, 20 de febrero de 2018

Batalla de Ituzaingó 20 de febrero de 1827

Los antecedentes
La guerra que enfrentó a la República Argentina con el Imperio del Brasil fue la consecuencia inevitable de la política desarrollada por los portugueses desde fines del siglo XVIII. En 1808 al radicarse en Río de Janeiro la Corte de Portugal, huyendo de la invasión napoleónica, las aspiraciones lusitanas recibieron un notable impulso y ya para 1814 los portugueses inician avances sobre la Banda Oriental. En 1817 aprovechando la pasividad del Director Supremo de las Provincias Unidas, Don Juan Martín de Pueyrredón, las fuerzas portuguesas ocuparon todo el territorio del actual Uruguay, con aspiraciones sobre nuestra Mesopotamia. Hacia 1821 la presencia del Brasil en territorio oriental era una ocupación de hecho. El general Lecor jefe de las fuerzas lusitanas, convocó a un Congreso en Montevideo. En este se resolvió la incorporación de la Banda Oriental al Reino Unido de Portugal y Brasil con el nombre de “Provincia Cisplatina”. Cuando la Corte de Portugal regresa a Lisboa, su hijo Pedro resuelve quedarse en América y proclama la independencia del Brasil, dominio que incluye la Provincia Cisplatina. Así con el nombre de Pedro I, será el Emperador del Brasil durante el enfrentamiento con la República Argentina.
Los orientales no querían ser parte del Brasil y si bien existía cierta rivalidad entre Montevideo y Buenos aires, los lazos con las Provincias Unidas del Río de la Plata y España eran mucho más fuertes que con el Imperio.  A principios de 1825 el Coronel uruguayo Juan Antonio Lavalleja se asiló en Buenos Aires. Allí pide apoyo al Gobernador Juan Gregorio de Las Heras quien escucha su demanda, pero no se compromete. Lavalleja con la ayuda de federales porteños como Rosas, Anchorena, Terrero y la neutralidad de Las Heras, concibe la epopeya de los Treinta y Tres Orientales. El 19 de abril de 1825 los Treinta y Tres pisan tierra oriental y la lucha contras las poderosas fuerzas de ocupación es iniciada. Una columna de doscientos hombres al mando de Fructuoso Rivera (conocido como "el pardejón”), que respondía a órdenes del General Lecor, comandante de las tropas imperiales, es enviada para reprimir a Lavalleja, pero Rivera se insubordina y se incorpora al grupo de los Treinta y Tres, continuando su errática carrera política. A partir de entonces, las fuerzas de Lavalleja fueron engrosando sus efectivos con huestes populares.
En histórica decisión los Orientales reúnen un Congreso en la Florida y el 25 de agosto de 1825 declaran la Independencia de la Banda Oriental y su reincorporación a las Provincias Unidas del Río de la Plata. En Buenos Aires ya se considera casi inevitable la guerra con el Brasil al aceptarse la anexión territorial y el apoyo aún todavía tímido a Lavalleja. Las fuerzas de este jefe logran triunfos en Rincón de Haedo y Sarandí.
Ejército Imperial - Cazadores de infantería Oficial y soldado, 1ro de Caballería soldado
Ejército Imperial - Granaderos de infantería

Ejército Imperial -  infante mercenario alemán,
lancero mercenario alemán, pífano de granaderos.
Lámina de Ron Poulter publicadas en un artículo de Terry Hooker
Ejército Republicano - Dragones orientales
Ejército Republicano - Regimiento de Coraceros - oficial
lámina de José Balaguer
Ejército Republicano - Regimiento de Coraceros -soldado
lámina de José Balaguer

La guerra
Y sobreviene lo esperado, el Emperador del Brasil Pedro I declara la guerra a las Provincias Unidas del Río de la Plata (República Argentina) el 1 de diciembre de 1825.
Diez días más tarde comienza el bloqueo naval a los puertos argentinos por parte de la poderosa marina imperial, en aguas del Río de la Plata.
El Congreso y Gobierno de Buenos Aires tardó un mes en responder con una declaración de guerra similar. El Ejército de Operaciones, una vez instalado en la Banda Oriental, pasó a llamarse “Ejército Republicano”.  Hacia fines de 1826, el impulso de Alvear había dado sus frutos.  Jefes probados como Soler, Paz, Brandsen, Lavalle, Olavaria, Mansilla e Iriarte integraban la oficialidad; Luis Beltrán, el colaborador de San Martín, estaba encargado del parque.  El ejército contaba con unos 5.500 hombres.  Alvear no sitió las plazas fortificadas de Colonia y Montevideo y se lanzó directamente hacia el noreste, para hacer del territorio enemigo el teatro de la guerra.
Las tropas partieron de Arroyo Grande el 26 de diciembre.  Se marchaba cubriendo unos 13 kilómetros diarios, en una época calurosa y seca en la que abundaban los incendios de campos.  El suelo era yermo, sin ganado ni cultivos, y el único alimento de la tropa era la carne.  La escasez de agua dificultaba la marcha, pero Alvear insistía en su plan: una ofensiva sobre la base de la sorpresa y una batalla decisiva, para lo cual se marchaba por lugares desiertos y sin caminos.
Por su parte, el ejército imperial estaba distribuido en varios puntos de la frontera con la Banda Oriental. Contaba con más de 10.000 hombres a las órdenes del marqués de Barbacena, cuyo objetivo era expulsar a los republicanos al otro lado del río Uruguay, para atacar Entre Ríos y obligarlos a firmar la paz. 
Hubo encuentros parciales como el de Bacacay, en febrero de 1827, en el que Lavalle atacó la división de Bentos Manuel, que debió retirarse, y el de Ombú, dos días después, cuando Mansilla cayó sobre los enemigos que lo perseguían.  Se cuenta que en medio de la confusión el jefe argentino ordenó retirada, pero Segundo Roca, padre del futuro presidente, arrebató la trompeta al soldado, lo que hizo posible la carga decisiva.  Cinco días después tuvo lugar la batalla más importante de la guerra, en pleno territorio brasileño.
Cuando los republicanos intentaban cruzar el río Santa María por el Paso del Rosario (nombre con el que se conoce en Brasil la batalla que en la Argentina se llama Ituzaingó), fueron descubiertos por el enemigo.  Hubo que retroceder e incluso destruir equipos, para colocarse en una posición favorable.
Ejército Republicano- bocetos de Louis de Beaufort - de izq. a der: lancero, artillero, coracero, infante.
Ejército Republicano- infante, cazador.
lámina de Balaguer
Ejercito Republicano- Caballería-
Regimiento de Colorados de las Conchas
Lámina de José Balaguer
La batalla
El 20 de febrero de 1827, se avistó al ejército imperial desplegado en formación de batalla; a las 7 de la mañana comenzó el fuego, que se prolongó durante doce horas.  Esta batalla fue una total sorpresa para las tropas brasileñas, que hasta el día anterior perseguían a las fuerzas conjuntas argentino-orientales.
El río Santa María separaba el territorio montañoso (donde las caballadas republicanas poco valor táctico tenían) de los terrenos más llanos con buenos pastizales al sur de su cauce. El ejército republicano buscaba campos con forraje adecuado, pero la imposibilidad de vadear el río por estar crecido obligó a efectuar una contramarcha de veinte kilómetros en la noche previa a la batalla recorriendo un camino ascendente que permitía posicionar al ejército republicano en igualdad de condiciones con el oponente.
Plano de la batalla
Como los imperiales estimaron erróneamente que los republicanos habían cruzado el río en la tarde anterior, su marcha fue descuidada y desprolija. Barbacena envió el grueso de su infantería en tres columnas a atacar el primer cuerpo del ejército republicano, comandado por Juan Antonio Lavalleja, que estaba ubicado con la artillería en el centro del campo de batalla. Una vez próximos a este, el general argentino Carlos María de Alvear ordenó la carga de la caballería, hasta entonces oculta, sobre el flanco izquierdo de los brasileños. Posicionados sorpresivamente frente a un ejército bien formado y dispuesto para la batalla, los voluntarios que componían este flanco, al mando del mariscal José de Abreu, se desbandaron. El flanco derecho imperial se replegó también, cruzando el río por el vado, y dejando solo a la columna central, entre los que se contaban dos mil mercenarios experimentados de origen austríaco y prusiano.
Batalla de Ituzaingó
 Fragmento de una obra de autor anónimo que constituye el principal documento iconográfico
y uniformológico  que perteneció a la colección Assunçao en el Museo del Cabildo de Montevideo
En el ángulo superior derecho puede observarse a la infantería imperial formada en cuadro rodeada
por la caballería republicana y bajo el fuego de la artillería que se puede ver mas a la izquierda.
La carga de Brandsen
Alvear dió orden al Coronel Brandsen, antiguo soldado de Napoleón I, de cargar con su caballería, Brandsen hizo observar respetuosamente a su jefe que era una locura cargar contra una masa de dos mil infantes desplegados detrás de una hondonada. Alvear lo increpó y le dijo “Coronel Brandsen: cuando el emperador Napoleón daba una orden en batalla nadie objetaba aunque supiera que iba a morir”. Y contestó Brandsen: “Se que voy a morir pero cumpliré la orden”. Brandsen ordenó una carga escalonada. A su lado, lo acompañaba su edecán, Ignacio Lavalle, hermano del general. Gallardamente el héroe blandió su espada y ordenó: -¡al trote… al galope…a la carga…! Tal como lo había previsto,  las balas enemigas terminaron con su vida y la de muchos de sus soldados de la primera fila, sin embargo los jinetes argentinos y orientales, cargaron a fondo obligando a los infantes imperiales a formar en cuadro. Al replegarse la caballería entró en acción la artillería que comenzó a castigar con su fuego los cuadros de  la infantería imperial.
Carlos Luis Federico de Brandsen.
 n. París, 28 de noviembre de 1785 - 
† Batalla de Ituzaingó, 20 de febrero de 1827
El final de la batalla
Luego de seis horas de combate, y siendo bombardeado por la artillería, el ejército imperial se retiró para no ser atacado por la infantería republicana que todavía no había intervenido.
Los imperiales lograron retirarse, dado que la caballada republicana estaba agotada, sin embargo, se pudo destruir la mayor parte de la fuerza enemiga y se capturaron el parque y los trofeos.  
La batalla fue mal conducida por Alvear, y los triunfadores –como escribiría Paz- fueron los jefes de cuerpo, que siguieron sus “inspiraciones del momento”.  Paz agrega que Ituzaingó “puede llamarse la batalla de las desobediencias pues allí todos mandamos, todos combatimos y todos vencimos guiados por nuestras propias inspiraciones”.
Posteriormente tuvieron lugar otros dos encuentros parciales, pues el triunfo de Ituzaingó, aunque resonante, no bastó para aniquilar al ejército imperial.  En abril, en Camacuá, el general Paz triunfó de manera tan rotunda que el marqués de Barbacena fue destituido.  En mayo, en Yerbal, Lavalle logró otra victoria, aunque debió ser reemplazado por Olavarría a causa de sus heridas.
Banderas imperiales capturadas
Ordenes de batalla
Ejército Imperial
Comandante en Jefe Marques de Barbacena
1ra división Grl. Sebastiao Barreto Pereira Pinto
1ra Brigada Cnl Leitao Bandeira
3er Batalhão de Caçadores  (Río de Janeiro) Mjr. Crisóstomo da Silva
4to Batalhão de Caçadores (Río de Janeiro) Tcnl. Freire de Andrade
27mo Batalhão de caçadores  (mercenarios alemanes) Tcnl. William Wood Yeats
Total 600 hombres
1ra Brigada de Caballería Cnl Emidio Calmon
1er Regimiento (Río de Janeiro) Tcnl Souza da Silveira
24to Regimiento de Milicia  Mjr. Severiano de Abreu
Total 600 hombres
2da Brigada de Caballería Cnl Arauto Barreto
4to Regimiento (Río Grande do Sul) Tcnl M. Barreto Pereira Pinto
Escuadrón de Lanceros (Mercenarios alemanes) Cap. Von Quast
40mo Regimiento de Milicia (Santa Ana do Livramento) Tcnl Rodrigues Barbosa
Total 500 hombres 
2da División Grl. Joao Crisóstomo Calado
2da Brigada de infantería Cnl Leite Pacheco
13er Batalhão de Caçadores  (Bahía) Tcnl Morais Cid
18vo Batalhão de Caçadores (Pernambuco) Cnl Lamenha Lins
Total 500 hombres
3ra Brigada de Caballería Cnl Barbosa Pita
6to Regimiento (Río Grande do Sul) Mjr. Bernardo Joaquim Correa
Escuadrón de Bahía Tcnl. Pinto Garcés
2do Regimiento de Milicia (Porto Alegre) Cnl. J J da Silva
Total 750 hombres
4ta Brigada de Caballería Cnl Tomas da Silva
3er Regimiento (Sao Paulo) Tcnl Xavier de Souza
5to Regimiento (Rio Grande do Sul) Tcnl Felipe Neri de Oliveira
Total 600 hombres
Cuerpo Voluntario del Grl.Abreu
Compañías de Gaúchos montados (2)
Total 560 hombres
1ra Brigada de Caballería Ligera Cnl. Bento Manuel Riveiro
22º Regimiento (Río Pardo) Cnl. A. de Medeiros Costa
2do Regimiento  Myr. Claudio José Dutra
Compañías de Guerrillas (8) Myr.Eleuterio Severino dos Santos Pereira
Lanceros Irregulares 2 Compañias Cap.Almeida
Total 1.300 hombres desplegados en Paso do Umbu
2da Brigada de Caballería Ligera Cnl. Bento Gonzalvez da Silva
21º Regimiento de Milicias (Río Grande do Sul) Mjr. M. Soarez da Silva
39º Regimiento de Milicias (Cerro Largo) Tcnl. Isaias Calderon
Total 700 hombres
Artillería Cnl. Tome Madeira
11 cañones de 6”
1 mortero de 6”
Asignadas a la 1ra División
4 baterías de 2 cañones cada una del 1er Cuerop de Artillería Montada de Río de Janeiro
1ra Batería Tte. Mallet
2da Batería Tte. Portugues Pereira Delgado
3ra Batería Cap. Correira Caldas
4ta Batería Cap. Lopo Botelho e Melo 
Asignada a la 2da División
4 cañones del 4to Cuerpo de Santa Catalina Mjr. Samuel da Paz Furtado de Mendonca

Ejército Republicano
Comandante en Jefe  Brig Grl Carlos María de Alvear
 Cuerpo de Vanguardia Brig Gral Juan Antonio Lavalleja
División de Caballería Laguna Cnl Mjr Julián Laguna
Regimiento de Milicias de Maldonado Cnl Leonardo Oliveira
Regimiento de Milicias de Paysandú Tcnl José María Rana
Total 700 hombres
División de Caballería Oribe  Cnl Manuel Oribe
9no Regimiento Cnl Manuel Oribe
Regimiento de Dragones del Libertador Cnl Ignacio Oribe
Total 800 hombres
División de Caballería Gómez Cnl Servando Gómez
Regimiento de Dragones Orientales Cnl Servando Gómez
Milicias de Caballería oriental
Total 650 hombres
2do Cuerpo  Brig Grl Carlos María de Alvear
División de Caballería Brandsen Cnl Federico de Brandsen
1er Regimiento Cnl Federico de Brandsen
3er Regimiento Tcnl Angel Pacheco
Escuadrón Republicano Alemán Cnl Karl von Heine}
División de Caballería Lavalle Cnl Juan Galo Lavalle
4to Regimiento Cnl Juan galo Lavalle
Regimiento Colorados de las Conchas Cnl José María Vilela
Total 815 hombres
División de Caballería Zufriategui Cnl Juan Zufriategui
8vo Regimiento de Cavallería Cnl Juan Zufriategui
16 Regimiento de Caballería Cnl José de Olavarría
Escuadrón de Coraceros Tcnl Anacleto Medina
Total 1028 hombres
3er cuerpo Brig Grl Miguel Estanislao Soler
División de Caballería Paz Cnl José María Paz
2do Regimiento Cnl José María Paz
Escuadrón de Tiradores (Milicias Orientales) Tcnl Adrián Medina
Total 700 hombres
División de Infantería Cnl Félix de Olazabal
1er Batallón Tcnl Manuel Correa 452 hombres
2do Batallón Tcnl Ventura Alegre 416 hombres
3er Batallón Tcnl Eugenio Garzón 533 hombres
5to Batallón Tcnl Antonio Díaz 499 hombres
Total 1.900 hombres
Artillería Cnl Tomás de Iriarte
Regimiento de Artillería ligera 16 cañones
1er Escuadrón Mjr. Luis Argerich
1ra Batería Cap. Cap Martiniano Chilavert
2da Batería Cap Benito Nazar
2do Escuadrón Myr Juan Antonio Vázquez
1ra Batería Cap. Cap Guillermo Muñoz
2da Batería Cap Benito José María Pirán
Total 480 hombres
Tren ingenieros, cuerpo médico, intendencia. Escoltado por el Regimiento “Libertadores del Continente” (Río Grande) Cnl Alejandro Luis de Queiroz y Vasconcelos y el Escuadrón de Milicias de Mercedes

La marcha “Ituzaingó”
Entre los efectos abandonados por los brasileños en su huida luego de la derrota de Ituzaingó, figuró una valija que contienía un manojo de partituras musicales.  En una de ellas y en caracteres de gran tamaño podía leerse: “Para ser ejecutada después de la primera gran victoria que alcancen las tropas imperiales, debiendo darse a esta marcha el nombre del campo en que se libre la batalla”,
Alvear, el jefe vencedor, que poseía conocimientos musicales, reconoció la jerarquía de dicha composición y decidió cumplir con el propósito de su ignoto autor: que sirviera para conmemorar una “gran victoria”, pero del Ejército Republicano.
Fue ejecutada por primera vez por una banda del ejército patriota el 25 de mayo de 1827, al festejarse en el campamento de los argentinos el decimoséptimo aniversario del movimiento de 1810. 
Mediante este enlace podrán escucharla
Fuentes
Portal www.revisionistas.com.ar
Historia argentina: Unitarios y federales (1826-1841). To. IV José M. Rosa, Editorial Oriente, 1972
Historia de las Guerras Argentinas -Félix Best,  Peuser,1960
Campañas Militares Argentinas- La política y la guerra- Isidoro J. Ruiz Moreno, Emecé, 2005
Artículo hallado en la Web para revista desconocida, Terry Hooker.
http://labatalladeituzaingo.blogspot.com.ar/
http://www.bibna.gub.uy/

lunes, 19 de febrero de 2018

Sociedad de Historia Militar

Está en marcha la Sociedad de Historia Militar, se trata de una asociación de personas interesadas en la historia militar argentina y mundial. Su propósito es establecer sólidos lazos de amistad entre sus asociados y realizar actividades de investigación, difusión y encuentros de juegos de guerra históricos. En sus reuniones será posible compartir y conversar sobre todos los temas vinculados, directa o indirectamente, a la historia militar.
Los asociados no ensalzan la violencia ni el militarismo. Pretenden ser fieles a la historia y eutrapélicos en el juego, compartiendo sus conocimientos y sus colecciones, participando en las reuniones con alegría, sencillez, respeto y moderación. Buscando, antes que la propia complacencia, la amistad del camarada que comparte una misma afición.
Propuestas para la conformación y funcionamiento de la SHM
-Sede: los domicilios de los asociados.
-Cuota: no se establecerá una cuota mensual, pero se solicitará el aporte temporal de las colecciones (libros, soldaditos, modelos, etc.) de los asociados para realizar los juegos y reuniones, así como su participación regular en las mismas.
-Autoridades: no habrá autoridades y las decisiones se tomarán durante las reuniones expresando los asociados su parecer y, si fuera necesario, plasmándolas en un acta.
-Reuniones: se realizarán una vez cada dos meses
-Juegos de guerra: se realizará el mes que no haya reunión
inspiradas en combates históricos
hipotéticos enmarcados en un período histórico y ambientado en escenarios históricos
campañas inspiradas en campañas históricas
-Sitio Web: diseño de un sitio Web de la Sociedad para difundir sus actividades y para permitir la difusión de los trabajos de investigación que realicen los asociados, así como el acceso a información de historia militar, armamentos y uniformología, todo adecuadamente clasificado por época, conflicto, país y arma.
-Presentaciones: diseño de presentaciones para difundir el conocimiento de nuestra historia militar con especial énfasis en los siguientes temas: siglo XVIII Guerras Guaraníticas, Guerras Hispano lusitanas en América. Siglo XIX Invasiones Inglesas, Guerras de la Independencia, Guerras civiles argentinas, Guerra contra Inglaterra y Francia, Conquista del desierto, Guerra del Paraguay, Guerra Franco-Prusiana. Siglo XX Primera Guerra Mundial, Segunda Guerra Mundial y Guerra del Atlántico Sur.
-Participación en eventos y actos escolares a fin de difundir la historia militar patria.

Proyectos para este año
Para este año se ha recibido una solicitud de un Colegio para realizar una presentación de un juego de guerra de Invasiones Inglesas y ya han comenzado los trabajos de elaboración de edificios para modelar la Defensa de Buenos Aires.
También es una meta para este año, participar del evento la Noche de los Museos.

Los que deseen tomar contacto pueden hacerlo a  contactojdh@gmail.com

domingo, 7 de enero de 2018

1918-2018 Centenario del fin de la Gran Guerra- Batalla de Estaires

El jueves 4 tuve el alegrón de recibir en casa a Eduardo De Nucci, a su hermano Mariano (reciente incorporación al mundo del wargame), a Gerardo Estrada, a Esteban Puente y a Francisco Erize.
Jugamos un escenario de la Primera Guerra Mundial inspirado en los combates en la localidad de Estaires durante abril de 1918.
Gerardo, comandante alemán y Mariano, su segundo al mando
Eduardo, comandante inglés
Destacadísimos coleccionistas y wargamers, Francisco y Esteban, este último también un eximio modelista.
El escenario preveia dos posibles fechas el 10 o el 11 de abril. Para el 10 los ingleses no habrían contado con todas las defensas. Los alemanes planificaron su ataque para el 11 de abril y lograron infiltrar a los Sturmtruppen que se desplegaron en el flanco izquierdo de su línea en las proximidades del Lys. El regimiento 21 avanzó, precedido por los tanques, con los tres batallones desplegados en una formación histórica. Fuera de la zona de batalla, dos baterías de 77mm y dos de 105 mm daban apoyo de artillería.
El comandante alemán planificó cuidadosamente sus planes de fuego, fuegos de concentración sobre las trincheras, luego un ataque con gas sobre la localidad y la retaguardia, y finalmente concentración de fuego sobre la localidad al norte del Lys. No obstante, no previó ninguna barrera móvil que protegiera el avance de sus tropas, en particular de los Strumtruppen, que al amanecer estaban desplegados peligrosamente cerca de las líneas inglesas.
Los británicos, por u parte, abandonaron las trincheras de batalla y enviaron tres compañías a los refugios subterráneos, la restante compañía se desplegó cuerpo a tierra frente al puente de hierro.
Las casas al norte del Lys estaban defendidas por otro batallón y sus armas de apoyo.
Junto al Lys y oculto, tras los pastizales de las orillas, estaba desplegado el tercer batallón con sus armas de apoyo.
En la retaguardia, dos secciones de tanques esperaban ordenes y mas atrás aun se encontraba una batería de 18lbs. Fuera de la zona de batalla, otras dos baterías de 18lbs daban apoyo a la brigada inglesa.
El combate comenzó con la aparición de las escuadrillas alemanas e inglesas sobre el cielo de Estaires. Los alemanes enviaron a los Hannover CL II de ataque a suelo escoltados por los Fokker DVII de la Jasta 40. Los ingleses, por su parte, enviaron una escuadrilla de S.E. 5a  Como era de esperar el resultado del combate aéreo fue favorable a los alemanes y los Hannover pudieron atacar sus blancos.
Inmediatamente la artillería de ambos bandos rompió el fuego. En cumplimiento de los planes de fuego establecidos, los alemanes empezaron a bombardear sistemáticamente las trincheras enemigas que estaban…vacías. Las dos compañías inglesas, destinadas a defender las trincheras, estaban bajo el abrigo de refugios construidos a partir de los sótanos de las casas y adecuadamente reforzados.
Los ingleses abrieron fuego con la batería que estaba en la zona de batalla, que empezó a castigar a los Sturmtruppen quienes no contaban con ningún tipo de apoyo, ni barreras de artillería ni tanques, solo sus  ametralladoras pesadas y morteros medianos y livianos.
Mientras arreciaba el bombardeo los tres batallones del regimiento 21 salieron todos a descubierta y comenzaron el penoso avance por la tierra de nadie bajo el fuego de la artillería inglesa que estaba fuera de la zona de batalla. Pero las atenciones de la batería inglesa, desplegada en la zona de batalla, se dedicaban todas a los Strumtruppen que pronto vieron totalmente destruida una de sus compañías. Estas tropas de élite siguieron avanzando, aparecieron entonces los infantes del 5th Durham Light Infantry Bn. apostados en la orilla norte del Lys, que abrieron un nutrido fuego. Los alemanes inmediatamente respondieron, pero tuvieron que cubrirse y avanzar mucho más lentamente.
Las armas de apoyo de ambos bandos en el sector también empezaron a disparar y sobre todo se destacó la sección de morteros medianos alemanes con una dotación de tres piezas de 170mm cuyos disparos hacían mucho daño. Pero a pesar de su calidad y de su valor, los Strumtruppen fueron prácticamente aniquilados por el fuego de la artillería y la fusilería inglesa, lo cual les dio un respiro a los ingleses en ese sector.
En el período  ingresaron nuevamente los Fokker de la Jasta 40 y los Hannover de la Schlasta 12. De inmediato los cazas alemanes dieron cuenta de la escuadrilla de Spad XIII que sobrevolaba el campo de batalla y los Hannover se dedicaron a atacar las posiciones inglesas en Estaires.
Debido a los reñidos combates con los Strumtruppen, resultó destruida una de las cuatro compañías del 5th Durham Light Infantry Bn.  y las otras quedaron sin municiones, el comando decidió retirarlos para reaprovisionarlos y dejar la defensa del sector a las dos secciones de tanques y a la batería de 18lbs. Pero también debió replegar una sección de tanques que había terminado sus municiones.
Mientras tanto la sección de A7V comenzó a avanzar paralelamente a las alambradas exponiendo su flanco para destruirlas y abrir el paso a la infantería y la sección de Beutepanzer continuaba su avance. Los infantes alemanes seguían avanzando bajo el fuego enemigo.
La infantería inglesa, hasta ese momento oculta en los refugios, salió a ocupar las posiciones de batalla, pero la 1st Co del 6th Durham Light Infantry Bn no logró desplegar a tiempo y el ataque del I Bn del Kgl.Bayerische 21 IR los sorprendió y debieron rendirse, mientras la 2nd Co, luego de una breve resistencia empezó a retirarse por las trincheras de comunicación, hasta que fue destruida por el fuego del A7V y de la infantería alemana.

En la foto anterior puede verse el ataque alemán, se aprecia a la infantería inglesa en las trincheras y detrás las explosiones fallidas de la artillería inglesa que pretendía detener o al menos debilitar el ataque alemán. En las siguientes fotos se aprecia a la infantería alemana y a la sección de A7V penetrando en el dispositivo de trincheras inglés

Los alemanes habían capturado las trincheras y al LtCol Phillip,  comandante del 6th Durham Light Infantry Bn. aun les faltaba cruzar el Lys y ocupar Estaires antes de las 10:00 de la mañana, hora en que, se estimaba, arribarían refuerzos para sus enemigos.
Para esa altura de los acontecimientos ya se había hecho tarde y los jugadores de ambos bandos decidieron que era mejor regresar a casa y dejar el juego inconcluso, antes que enfrentar la furia de las esposas.
Pero el sábado hablando por Wathsapp sobre las alternativas del combate, propuse a ambos bandos seguir el juego comunicados por esa vía, yo les enviaría fotos de lo sucedido en cada período junto con los partes correspondientes y ellos me comunicarían sus intenciones. Las fotos se enviarían por el grupo Juegos de Historia y las intenciones en forma privada, los partes irían por e-mail. La propuesta fue rápidamente aceptada y continuó el juego.
La artillería alemana completó sus planes de fuego concentrado e inició un bombardeo con gas que a la postre resultó ineficaz. Las grandes explosiones amarillas de gas mostaza llevaron la desmoralización a las filas inglesas, pero casi no produjeron bajas.
Los ingleses esperaban el inminente ataque alemán apostados en las casas de Estaires en la orilla norte del río Lys.
En el aire una escuadrilla francesa logró sorprender y derrotar a una escuadrilla alemana, como ilustra la próxima foto.
Se siguieron cumpliendo los planes de fuego de los alemanes, ahora sobre las casas de Estaires al norte del Lys. Como era un nuevo plan de fuego las primeras salvas resultaron fallidas.

En el extremo izquierdo alemán el batallón II del IR 21 continuaba avanzaba desplegado y seguido por sus armas de apoyo, hacia el sector donde habían sido aniquilados los Sturmtruppen. Los ingleses, al ver el avance de otro batallón sobre su flanco derecho, desplegaron cuerpo a tierra a la 2nd Co del 5th Durham Bn para cubrir a las otras dos compañías que estaban en proceso de reabastecerse y llamaron una barrera fija sobre el puente de madera.
Una de las compañías del II Bn del IR 21 que estaba por cruzar el puente quedó bajo el terrible fuego de la barrera y resultó aniquilada. El puente también quedó destruido. La sección de Beutepanzer, que apoyaba al II Bn, se quedó sin municiones y debió replegarse para repostar.
En el flanco derecho alemán la infantería de los batallones I y III del IR21 se tiroteaba con los infantes de las 3rd y 4th Coys del 6th Durham Light Inf. Bn. Desde las primeras líneas inglesas se lanzaron las bengalas para pedir la cobertura de una barrera fija. Aun a riesgo de destruir el puente de hierro y no poder sus objetivos de defenderlo y conservarlo, el Comando inglés autorizó a la artillería a responder al urgente pedido. Así fue que cayó el tremendo vendaval de proyectiles sobre ambas cabeceras del puente y el avance alemán fue detenido. 
Posteriormente una tercer barrera cayo luego en la orilla sur del Lys exactamente donde había sido planificada impidiendo durante otro período el avance de los alemanes.
Mientras tanto, en el flanco izquierdo alemán, el II Bn del IR 21 estaba combatiendo en las orillas del Lys y sufría el fuego de los tanques, de dos secciones de morteros y de la batería inglesa que lo tenía a la vista, además del fuego de una de las compañías inglesas, que eran respondido por los infantes y las armas de apoyo.
Para el período 10 la capacidad de combate alemana era del 69% y la inglesa del 57 %, la situación era peligrosa para los ingleses.
La artillería inglesa que estaba dando apoyo cumplió con sus planes de fuego en el sector y se dedicó a otros compromisos en otros sectores. La batería en que estaba en la zona de batalla agotó sus municiones y debían pasar al menos dos periodos para que pudiera reabastecerse. El comando inglés, previendo esta situación, ya había ordenado que la sección de tanques MkIV que estaba repostando, fuera enviada inmediatamente a defender Estaires.
Cuando se silenció la artillería inglesa, los MkIV ya estaban en posición en la calle que enfrentaba al puente de hierro.
La artillería alemana de apoyo hizo la última ronda de los planes de fuego previstos y como había mejorado el reglaje pudo lograr impactos directos sobre tres de los cuatro sectores bombardeados. Las dos secciones de MkIV inglesas, que estaban debilitadas, fueron destruidas por el fuego de las secciones de Beutepanzer y A7V.
La próxima foto muestra una vista general de la mesa previa al asalto final.
Finalmente se lanzó el asalto, bajo la cobertura del fuego de morteros y de ametralladoras pesadas, la sección de A7V seguida por el III Bn del 21 IR.
Las bajas producidas por el fuego de artillería y las armas de apoyo bajaron la capacidad de combate inglesa al punto que ya no pudieron seguir resistiendo y se proclamó la victoria alemana.
Debo agradecer a todos los camaradas que me acompañaron en casa, y en esta nueva forma de juego. A los comandantes de ambos bandos Gerardo, Eduardo y Mariano un especial agradecimiento, porque tuvieron la amabilidad y la paciencia de seguir hasta el final.